Ingreso al sitio  
Correo:
clave:
Recordarme
Por el insano placer de decir lo tengo.

Por: Fernando Ramírez Blando
IPMS México Fernando Ramírez Blando

Por el insano placer de decir lo tengo, oración que le escuche decenas de veces a Héctor Lara, (un buen amigo modelista) y que bien que mal es el pensamiento oculto de muchos, casi todos los modelistas que conozco.
Para llegar a la ansiada meta de tener los modelos, kits o maquetas que deseamos, ha de pasar algo de tiempo y mucho dinero, y es aquí donde comienza mi Historia.
Muchos, casi todos hemos atesorado una importante cantidad de modelos para armar, quizás cuando tenga tiempo, cuando tenga espacio, o cuando ya sea más ducho en este arte, y es en esta carrera que nos involucramos con los espacios familiares y el penoso asunto de los presupuestos , cuando era soltero, mamá es nuestro fiscal, papel que toma en relevo las esposa con un olfato digno de un sabueso, tal vez podamos librar Scotland Yard pero a una esposa es algo mucho más complejo.
Nos han platicado que los trucos van desde "Me lo encargó mi amigo fulano", "Fue un obsequio de perengano", y mil pretextos más tratando de ocultar la más reciente adquisición, salir a media noche a la cajuela del auto, esperando que todos duerman, para poder introducirlo a casa sin moros en la costa, llegar y poder abrir el empaque de la preciada joya que se llama modelo a escala y disfrutar (esto es algo que las esposas generalmente no entienden) la finura de la inyección, la calidad de los detalles, la precisión del ajuste, ahhhh el éxtasis fabricado en estireno, ni más ni menos.
Yo no sé mi amigo modelista, cuantos modelos has armado, ni cuantos tengas por armar, pero para la tranquilidad de algunos han existido colecciones que un mayorista envidiaría por el número de piezas, 2,000 modelos en la estiba no es raro en nuestro medio, cantidad que requiere 2 o más vidas para armar, pero que son una realidad frecuente.
Por supuesto no es un reto, solo es un dato, pero las colecciones de al menos 300 modelos tiende a ser la norma, y si de algo estoy seguro es que habrá modelos que no sabes ni porque los compraste, o quizás si lo sé, tal vez fue, "Por el insano placer de decir lo tengo"